(Jueves)

Primero – Bautismo en el Jordána

lite1 Entonces Jesús vino de Galilea al Jordán, a Juan, para ser bautizado por él.
Pero Juan procuraba Impedírselo diciendo: –Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y Tú vienes a Mí? Pero Jesús le Respondió: –Permítelo por ahora, porque Así nos conviene cumplir toda justicia. Entonces se lo Permitió.
Y cuando Jesús fue bautizado, en seguida Subió del agua, y he Aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que Descendía como paloma y Venía sobre él.
Y he Aquí, una voz de los cielos Decía: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” (Mt 3,13-17)

Misterio de luz es ante todo el Bautismo en el Jordán. En él, mientras Cristo, como inocente que se hace ‘pecado’ por nosotros (cf. 2 Co 5, 21), entra en el agua del río, el cielo se abre y la voz del Padre lo proclama Hijo predilecto (cf. Mt 3, 17 par.), y el Espíritu desciende sobre Él para investirlo de la misión que le espera.

Segundo – Las bodas de Caná

lite2Al tercer Día se Celebró una boda en Caná de Galilea, y estaba Allí la madre de Jesús. Fue invitado también Jesús con sus Discípulos a la boda. Y como Faltó el vino, la madre de Jesús le dijo: –No tienen vino. Jesús le dijo: –¿Qué tiene que ver eso conmigo y contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los que Servían: –Haced todo lo que él os diga. Había Allí seis tinajas de piedra para agua, de acuerdo con los ritos de los Judíos para la Purificación. En cada una de ellas Cabían dos o tres medidas. Jesús les dijo: –Llenad de agua las tinajas. Y las llenaron hasta el borde. Luego les dijo: –Sacad ahora y llevadlo al encargado del banquete. Se lo llevaron; y cuando el encargado del banquete Probó el agua ya hecha vino, y no Sabía de Dónde Venía (aunque los sirvientes que Habían sacado el agua Sí lo Sabían), Llamó al novio y le dijo: –Todo hombre sirve primero el buen vino; y cuando ya han tomado bastante, entonces saca el inferior. Pero Tú has guardado el buen vino hasta ahora.
Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y Manifestó su gloria; y sus Discípulos creyeron en él. Después de esto, él Descendió a Capernaúm con su madre, sus hermanos y sus Discípulos; y se quedaron Allí no muchos Días. (Gv 2, 1-12)

Misterio de luz es el comienzo de los signos en Caná (cf. Jn 2, 1-12), cuando Cristo, transformando el agua en vino, abre el corazón de los discípulos a la fe gracias a la intervención de María, la primera creyente.

Tercero – Anuncio del Reino de Dios

lite3Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio de Dios,
y diciendo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!” (Mc 1, 14-15)

Misterio de luz es la predicación con la cual Jesús anuncia la llegada del Reino de Dios e invita a la conversión (cf. Mc 1, 15), perdonando los pecados de quien se acerca a Él con humilde fe (cf. Mc 2. 3-13; Lc 47-48), iniciando así el ministerio de misericordia que Él continuará ejerciendo hasta el fin del mundo, especialmente a través del sacramento de la Reconciliación confiado a la Iglesia.

Cuarto – La Transfiguración

lite4Aconteció, como ocho Días después de estas palabras, que Tomó consigo a Pedro, a Juan y a Jacobo, y Subió al monte a orar. Y mientras oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y sus vestiduras se hicieron blancas y resplandecientes. Y he Aquí, dos hombres hablaban con él. Eran Moisés y Elías, quienes aparecieron en gloria y hablaban de su partida, que él iba a cumplir en Jerusalén. Pedro y los otros con él estaban cargados de sueño; pero se mantuvieron vigilando y vieron su gloria y a dos hombres que estaban con él.
Aconteció que, mientras aquéllos se apartaban de él, Pedro dijo a Jesús, sin saber lo que Decía: –Maestro, nos es bueno estar Aquí. Levantemos, pues, tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Mientras él estaba diciendo esto, vino una nube y les hizo sombra. Y ellos tuvieron temor cuando entraron en la nube.
Entonces de la nube Salió una voz que Decía: “Este es mi Hijo, el Escogido. A él Oíd.”
(Luc 9,28-35)

Misterio de luz por excelencia es la Transfiguración, que según la tradición tuvo lugar en el Monte Tabor. La gloria de la Divinidad resplandece en el rostro de Cristo, mientras el Padre lo acredita ante los apóstoles extasiados para que lo « escuchen » (cf. Lc 9, 35 par.) y se dispongan a vivir con Él el momento doloroso de la Pasión, a fin de llegar con Él a la alegría de la Resurrección y a una vida transfigurada por el Espíritu Santo.

Quinto – Institución de la Eucaristía

lite5Mientras ellos Comían, Jesús Tomó pan y lo bendijo; lo Partió, les dio y dijo: –Tomad; esto es mi cuerpo. Tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron todos de ella.
Y él les dijo: –Esto es mi sangre del pacto, la cual es derramada a favor de muchos.
De cierto os digo que no beberé Más del fruto de la vid, hasta aquel Día cuando lo beba nuevo en el reino de Dios.
(Mc 14,22-25)

Misterio de luz es, por fin, la institución de la Eucaristía, en la cual Cristo se hace alimento con su Cuerpo y su Sangre bajo las especies del pan y del vino, dando testimonio de su amor por la humanidad « hasta el extremo » (Jn13, 1) y por cuya salvación se ofrecerá en sacrificio.